Como Se Lleva A Cabo La Hidroponia

La producción de plantas de cualquier tipo es difícil cuando se hace al aire libre, ya que existen un sinfín de variables ambientales que afectan su desarrollo. Debido a estas condiciones, en la mayoría de los casos solo se produce una vez al año, bajo esta limitación se diseñaron y conformaron los sistemas de producción hidropónicos que se manejan hoy en día, los cuales no tienen una dependencia directa con el clima, gracias a esta razón , se produce durante todo el año cualquier especie de plantas de tipo herbáceas o semileñosas (hortalizas, flores y fresas), esta ventaja radica en la capacidad de sustentar mecanismos que favorezcan las condiciones ambientales que la planta necesita.

La hidroponía es una subdisciplina de la hidrocultura y es un método de cultivo de plantas mediante el uso de soluciones de nutrientes minerales en agua, sin suelo. Los investigadores del siglo XVIII descubrieron que las plantas absorbían nutrientes minerales esenciales en forma de iones inorgánicos del agua. En condiciones naturales, el suelo funciona como un reservorio de nutrientes, pero el suelo en sí mismo no es esencial para el crecimiento de las plantas, prácticamente cualquier planta terrestre puede cultivarse hidropónicamente. Recientemente, la hidroponía se ha utilizado para mejorar las verduras y dotarlas de un mayor valor nutricional.

En un sistema de flujo y reflujo, las bandejas de crecimiento se inundan temporalmente con solución nutritiva y luego se drena nuevamente al depósito.

El caudal lo provoca una bomba conectada a un temporizador que se activa varias veces al día. Cuando deja de funcionar, la solución fluye de regreso al tanque.

Sustratos

Aunque la hidroponía se define como una técnica de cultivo sin suelo, resulta que los cultivos hidropónicos necesitan un soporte para la planta ya que las raíces extraen los nutrientes de la solución nutritiva. Entre los tipos de sustratos más utilizados se encuentran, por ejemplo:

  1. Piedra pómez, vermiculita o perlita: son tipos de piedras muy ligeras gracias a su porosidad. Requieren agua pero de igual forma permiten la circulación de aire a través de las raíces.
  2. Lana, fibra de madera o cascarilla de arroz: son muy buenas para mantener aireadas las raíces de las plantas. Sumado a esto, el proceso de deterioro de este material es bastante lento.
  3. Lana mineral o lana de roca: se obtienen del proceso de fundición de rocas basálticas, del proceso se obtienen filamentos que luego se convertirán en una especie de esponja mineral que no se degrada.

El contenido de este artículo fue elaborado por www.ecoinventos.com, www.labioguia.com y fue revisado y republicado por Portalfruticola.com

La palabra «hidropónico» (de hydros, agua, y pones, trabajo) designa un tipo de botánica que merece ser denominada «aeroponía», ya que su elemento más destacado no es tanto el riego como la creación de un ambiente general, y en especial de luz, cuyo fin es proporcionar cualquier tipo de planta un entorno ideal para desarrollarse y florecer. Combinando los hallazgos científicos con avances de carácter más puramente técnico, esta forma de cultivo produce una potencia superior o comparable a las variantes más conocidas en tierra y al aire libre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *